Poderes psíquicos

Poderes psíquicos

Sara desde niña pudo desarrollar sin esfuerzo poderes psíquicos, que pocas veces lo ponía en práctica, porque era tanta la energía que gastaba, que después de usarlo ella se sentía extremadamente débil, hasta llegar estar tirada en la cama con punzantes dolores de cabeza y sin fuerzas por varios días.

Todos los derechos reservados


Ella viajaba de regreso de una visita a una amiga de Villa Carlos Paz , en un colectivo repleto de gente sentada y parada. Más de la mitad de los pasajeros, venían con sus teléfonos móviles en las mano, algunos jugando y escuchando música con sus auriculares, otros pasando mensajes, conectados a distintas redes sociales.

Sara ocupaba el segundo asiento y buscaba un par de monedas que quedo debiendo al conductor del bus,  notando que las monedas faltaban, se levantó a darle unas cuantas para que el chófer pudiera dar los vueltos a los pasajeros. Al regresar a su asiento, este estaba ocupado por un joven  de 17 o 19 años mas o menos.

Ella entonces le dijo con tono amable que ese era su asiento, le explico que ella se había levantado sólo para pagar al chófer. El chico sin sacar los ojos de su móvil le dijo:

- Ahora estoy yo.

- Te repito, que me levante, sólo para dar las monedas que debía al chófer-dijo ella-
- El que se fue a la vía perdió la silla. -contesta él, riendo burlonamente sin mirarla siquiera-
- Me levante  solo por un segundo -ahora lo ocupó yo.- dijo él.

Sara sintió ganas de llorar, le subía un calor desde el fondo de su ser, trató de serenarse, pero ya no pudo, fue imposible controlar esa rabia, esa sensación de atropello del que se sentía víctima, esa sed de justicia por mano propia.

Sintió ganas de sacarlo de los pelos, su visión se nubló, sus ojos despedían fuego y no la dejaban ver con claridad, entonces supo en su interior, lo que estaba por pasar, y tuvo miedo de ella misma. En ese momento se apagó la luz del colectivo, solo las pantallas de los móviles alumbraban la oscuridad.

El chico sintió de repente que algo lo apretaba por el cuello muy fuerte, le cortaba la respiración, dejó de  mirar su móvil, con las manos tironeo de algo como un cordón de acero, que lo mantenía inmóvil al asiento. Sintió que se ajustaba más y más, al extremo de sentir que su cara se ponía colorada, se estaba ahogando, miró a su amigo de reojo y quiso tocarlo con la mano para que lo ayudara, pero quedó inerte, tieso, sin poder moverse.

smartphone-and-tablet-data-synchronization-woman-syncing-files-picture-id520095624

Miró hacia arriba que era lo único que podía hacer, sin entender lo que pasaba, trato de pedir auxilio, pero le faltaba el aire y no pudo emitir sonido alguno. Sus ojos desorbitados miraban como nadie se percataba de lo que le estaba pasando a él. 

Una cara aterradora se le acercó  y lo miró  tan cerca, que pudo sentir su respiración caliente , era la mujer del asiento, sintió un miedo que le erizó todo el cuerpo, al tiempo que escuchó, su voz que le decía con un tono casi incomprensible:

-Maldito gusano idiota, te levantas ya de mi asiento o te mueres. Ya mismo, ¿oíste? ya mismo.

Cómo podía ser que no dejarán de mirar esos celulares, y vieran lo que esa mujer le estaba haciendo, un ser endemoniado lo iba a matar allí mismo y nadie lo podia ayudar.

El hizo un envión y como pudo se  agarró del apoya brazos,  se levantó, empezó a toser, respirando con dificultad, tomándose  de la garganta, se dirigió al chófer, trato de decirle, de contarle, de pedir ayuda, pero solo podía toser y toser.

Balbuceó algo, mientras trataba de que le entrara aire a sus pulmones, se dio vuelta y vio a la mujer sentada, que lo miraba con una mueca de satisfacción. Su amigo al lado ni se enteró de nada y seguía entretenido con su juego.

El chófer pensó que se quería bajar y le abrió la puerta, el muchacho entonces decidió bajarse, le seguía faltando el aire. Ya abajo sintió el vientito frío de la noche y notó que su cuerpo temblaba como una hoja de árbol.  A pesar de que se sentía a salvo, también tuvo miedo de estar solo en esa ruta, se tranquilizó al ver que el colectivo se marchaba, de pronto escuchó  frenar al colectivo, y pudo ver  que una mujer descendía de él.

MPO



Poderes psíquicos
  • Actualmente 4.5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 4.5/5 (2 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.