Cómo nos condiciona el orden del nacimiento

Cómo nos condiciona el orden del nacimiento

Según la Teoría del Orden del Nacimiento, a los mayores se les supone responsables y competitivos, a los del medio, perfeccionistas y a los pequeños, bohemios y encantadores.


La Teoría del Orden del Nacimiento fue propuesta por el austríaco Alfred Adler, un psiquiatra y filósofo que creía que la mejor manera de entender a la gente era a través de su estatus social.

Adler, en su teoría consideraba lo siguiente: El hijo mayor es suplantado por el niño más pequeño, lo que puede conducir negativamente a la inseguridad o positivamente a la responsabilidad. El hijo del medio tiene un hermano mayor para modelar su comportamiento según él, lo que puede conducir positivamente a una sana ambición o negativamente a una conducta rebelde. El hijo menor suele ser colmado en atenciones lo cual puede guiarlo de manera positiva a la confianza, o negativamente a los sentimientos de inferioridad. Sólo los niños que disfrutan de toda la atención de ambos padres pueden llegar a ser malcriados en lo negativo y seguros en lo positivo.

hermanos 2

Existe una correlación entre el lugar que una persona ocupa entre los hermanos y ciertas variables psicológicas.

Hermanos mayores:

Inteligentes: En los test de inteligencia, los primogénitos suelen sacar 3 puntos más que el resto de sus hermanos y debido a su responsabilidad como tutores de estos, su intelecto está muy desarrollado.

Competitivos: Cuando pasan de ser hijos únicos a convertirse en el hermano mayor, desarrollan una gran capacidad competitiva.

Convencionales: El primogénito suele ser más conservador. Frente a sus otros hermanos, la probabilidad de que sea un revolucionario es 20 veces menor.

Hermanos del medio:

Profesionales: Acostumbrados a la mesura y el equilibrio, son imparciales y objetivos, por lo que acaban siendo excelentes profesionales, especialmente como directivos y políticos.

Perfeccionistas: Al no tener un papel definido en el núcleo familiar, luchan por convertirse en los favoritos. Esto les lleva a desarrollar una personalidad muy perfeccionista.

Amigables: Sus vínculos con el resto de la familia no pueden tacharse de intensos y vehementes. Los medianos son más tendentes a forjar relaciones fuertes fuera del hogar.

Hermanos pequeños:

Espirituales: De todos los hijos, el benjamín es habitualmente el que desarrolla una mayor religiosidad y espiritualidad. Tiende, además a ser muy altruista y a apoyar muchas causas sociales.

Sensibles: Por lo general, tienen una personalidad artística y bohemia, aparte de ser sensibles, cercanos y amables. Sin embargo, resultan ser psicológicamente más débiles y vulnerables.

Enamoradizos: Son los más románticos. Por otro lado, las investigaciones demuestran que se enamoran más a menudo de individuos que también ocupan el último lugar en otras familias.

La Teoría de la Orden del Nacimiento llegó a ser la base de la psicología infantil durante muchos años, en donde la creencia de que los niños que se sienten amados y seguros son menos propensos a rebelarse y a causar problemas que los niños que se sienten inferiores o socavados.



Cómo nos condiciona el orden del nacimiento
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.