¿Qué hacer cuando los niños no quieren desayunar?

¿Qué hacer cuando los niños no quieren desayunar?

Muchos padres debemos enfrentar este problema y, en general, no sabemos cómo hacerle frente a esta conducta en nuestros hijos.


El desayuno es vital para todas las personas, en especial para los niños, más si consideramos que viene de un largo ayuno de toda una noche. El dejar de tomarlo, tiene un impacto negativo.

Afecta el aprovechamiento y el desempeño físico y mental, la habilidad para recordar y utilizar información recién adquirida, fluidez verbal y control de la atención, entre otras.

Un desayuno no adecuado hará que los niños sientan, a media mañana, la necesidad de un gran aporte energético, que seguramente encontrarán en productos con alto contenido en azúcar y ácidos grasos, como papas, refrescos, pastelitos y productos similares.

Estos productos están directamente relacionados con la mala alimentación, el sobrepeso y obesidad por su alto contenido calórico. Hay que destacar que la ingesta inadecuada de vitaminas y minerales, y los nutrimentos que se pierden al no desayunar no son recuperados en otras comidas a lo largo del día.

Desayuno

Para enfrentar la situación y cambiar la conducta en nuestros niños, podemos seguir los siguientes consejos:

 1. La comida debe ser atractiva: debes ofrecerle variedad con alimentos saludables pero a su gusto, para que su desayuno le resulte “antojable”.

2. Platos divertidos: Busca tazas y platos con motivos infantiles y colores vivos. Si tienes poco tiempo en las mañanas por tus ocupaciones, deja la mesa preparada por la noche.

3. Debe cenar poco y temprano: si el niño hace una cena tardía y copiosa, se sentirá lleno por la mañana y no tendrá ganas de desayunar. En cambio, si la cena es ligera y temprana, se levantará con hambre.

4. No lo obligues a comer: cuando eso sucede lo único que ocasionas es que ambos pasen un mal rato. Deja pasar un rato e intenta nuevamente.

5. Asegúrate de que duerme lo necesario: Por regla general, si duerme bien se despertará con hambre y si se levanta con sueño, se mostrará inapetente. La solución es simple: acostarlo más temprano.

Familia

Y finalmente la educación. Muchos aprendizajes de los niños son por imitación; de ese modo es imprescindible que los hijos nos vean desde el primer día desayunar.

Compartir ese momento desde el principio, dedicándole al menos 20 minutos, ayuda a establecer una rutina de desayuno, y más aún se vuelve un momento especial entre padres e hijos.

Considera que para lograrlo podría ser necesario modificar los hábitos familiares, el cambio no será inmediato, pero pequeños pasos son los que cuentan y lo que constituye la base de una vida saludable.



¿Qué hacer cuando los niños no quieren desayunar?
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.