Los 7 sermones más comunes del ginecólogo

Los 7 sermones más comunes del ginecólogo

Estos especialistas desean que ellas sigan algunas reglas básicas que su mayoría conocemos pero las pasamos por alto.


Por ser la zona más sensible del cuerpo, es que los ginecólogos se enojan cuando las pacientes no les prestan atención a sus recomendaciones y es comprensible. Es solo para refrescar, algunos ginecólogos consultados por el sitio especializado prevention.com comparten los hábitos que desearían que sus pacientes dejaran de hacer.

1.       Internet no es el médico

Recuerde que las redes no poseen una bata blanca y un estetoscopio para saber  lo que tiene el paciente. Hay miles, millones de páginas web que no precisamente son escritas por médicos certificados.  Por ello hay que tener  mucho cuidado al efectuar las búsquedas del diagnóstico en internet. Si solo quiere tener referencias, hay sitios web de confianza como Mayo Clinic, MedlinePlus y Cleveland Clinic, pero para tener un diagnóstico más preciso es necesario acudir al especialista, revela la ginecóloga y obstetra Katharine Taber, miembro del Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (Facog).

ropa-después-ejercicio
2.       Quedarse con la ropa deportiva luego de hacer ejercicio

Lo que está haciendo es sembrando bacterias. Si bien puede resultar tentador por estar ocupada, no es lo que más conviene. Es preciso quitarse la ropa inmediatamente después de haber estado sudando porque ese calor amontonado puede causar candidiasis e infecciones. De ahí la importancia de cambiarse una vez que haya  finalizado su rutina en el gimnasio. Del mismo modo es necesario trabajar con ropa tejida que permitan evacuar la humedad y sobre todas las cosas utilizar ropa de 100% de algodón.

3.       Cuando el coito es doloroso

Le duele, pero igual lo sigue haciendo, es la decisión de la mayoría de las mujeres con tal de escaparse de la visita al ginecólogo. De hecho, 3 de cada cuatro mujeres durante las relaciones sexuales. Este síntoma puede deberse a varias razones, tales como infecciones vaginales en su mayoría, estreñimiento, fibromas, endometriosis y quistes ováricos.

4.       El ginecólogo no es el médico general

Cada uno tiene su especialidad para tratar a sus pacientes de manera más eficiente. La visita al ginecólogo no puede fundamentarse en si te duele la rodilla o la garganta. “Si bien es cierto que muchos ginecólogos solapan sus funciones con la medicina general (especialmente con los embarazos), “no podemos tratarlo todo”, afirma la doctora Arlene Kaelber, ginecóloga y obstetra en el Hospital Universitario Stony Brook en Nueva York. “En general, si estás preocupada por algo que involucra la zona de la pelvis o de los pechos, lo más seguro y sensato es que vayas a ver a tu ginecólogo”. Para todo lo demás, con ver a tu médico de familia será suficiente”, añade.

5.       Automedicarse

Los ginecólogos pasaron años y años para concluir su especialidad, nosotros no, precisamente por eso los visitamos. Es un error habitual que muchas mujeres cometen al comprar medicamentos de venta libre al primer indicio de flujos vaginales o escozor. Para establecer el tratamiento, los ginecólogos indican realizarse cultivos generales para confirmar qué tipo de organismo es el que está produciendo los síntomas. Muchas de ellas provocadas por bacterias, alergias por contacto o enfermedades de transmisión sexual.

6.       Intentar solucionar todos los problemas en una cita médica

Todo lleva un proceso, si bien todo se trata de ver integralmente, las enfermedades no desaparecerá mágicamente. Recuerde que si poseía un síntoma debía consultarle de inmediato al ginecólogo, para no verse envuelto en estos aprietos. “Así que por favor, que no nos pidan que abordemos una larga lista de problemas o que hagamos revisiones generales para aprovechar la visita”, expone Jason James, médico y obstetra en el FemCare Ob-Gyn en Miami.

7.       Llevar puestos tangas o protectores diarios

Las tangas producen rozaduras y causan irritaciones, mientras que los protectores diarios muchas veces no dejan pasar el aire. Sin ventilación, esta zona puede verse dañada o ser más propensa a infecciones.

Fuente: http://atusaludenlinea.com/2016/01/15/7-sermones-del-ginecologo/



Los 7 sermones más comunes del ginecólogo
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.