Las fantasías sexuales

Las fantasías sexuales

Las Fantasías Sexuales son imágenes mentales con contenido erótico, lo que las transforma en uno de los más poderosos inductores de deseo.


Lo primero que les preguntamos los sexólogos a nuestros pacientes cuando nos consultan por falta de deseo o problemas para alcanzar el orgasmo es cuáles son sus fantasías, y cuando no tienen una respuesta para darnos, esto no nos sorprende.

fantasias-sexuales

Existe una relación directa entre la calidad y cantidad de fantasías y la calidad de la vida sexual de las personas. Son como una película que se proyecta en nuestra cabeza y despierta las pasiones más intensas, llegando a ser el mejor tesoro que se puede poseer para deleitarse de una sexualidad plena.

Pero estas imágenes mentales excitantes y positivas tienen que competir con otras que conciben justamente el efecto contrario. De esta forma, así como debemos estimular las fantasías sexuales positivas, del mismo modo tenemos que repensar y modificar las negativas. Estas últimas, se sustentan en prejuicios y creencias erróneas, e inclusive algunas toman ideas de la realidad y exasperan aspectos negativos que abaten la sexualidad.

La sexualidad debería estar libre de prejuicios, miedos y tabúes, posibilitando el encuentro con el otro y con nosotros mismos de una forma placentera.

Dos de los principales miedos que muchos poseen están vinculados con los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. La respuesta a ambos es la misma: hoy contamos con métodos anticonceptivos muy efectivos que, adoptados con el uso del preservativo, potencian su efectividad y, utilizados adecuadamente, nos resguardan y permiten disfrutar sin que este miedo interfiera.

Otras ideas que juegan en contra de la sexualidad son aquellas que pretenden sostener que a las mujeres les gusta menos el sexo que a los hombres. Hoy sabemos que esto no es así, ambos logran disfrutar de su sexualidad y los límites se los pone cada uno.

Igualmente hay quienes piensan que para disfrutar de la sexualidad hay que ser jóvenes y bellos. Independientemente de que la belleza es una categoría completamente subjetiva, la sexualidad no distingue edad, ni características físicas o sociales. Todos, en la medida que nos lo permitamos, podemos disfrutar de la sexualidad.

Decididamente, la sexualidad nos une sin importar la edad, la clase social o la apariencia física; en la intimidad todos podemos disfrutar.

fantasia

Poseer fantasías es justamente lo que nos permite volar con la imaginación y más allá de que alguna se pueda concretar, siempre están esas inaccesibles pero que son un condimento esencial para la sexualidad.

Cuando el problema sexual tiene que ver con la falta de fantasías, lo que hay que permitirse es superar los miedos, los prejuicios y empezar a fantasear.

Pero fantasear no sólo ayuda a aumentar el deseo sexual. Algunas investigaciones realizadas por las universidades de Amsterdam, Groningen y Jacobs University Bremen, concluyen que tener fantasías sexuales mejora las destrezas del pensamiento, aumenta la creatividad y ayudan a analizar de mejor forma diferentes escenarios. Sin duda al fantasear se conserva el cerebro activo y creativo, y esto no repercute solamente en mejorar la calidad de la sexualidad sino que ayuda a mantenernos más lúcidos y saludables en general.

Si un cerebro saludable es un cerebro que se conserva activo, qué mejor forma de activarlo que con una fantasía sexual. Porque, a diferencia de lo que algunos piensan, las fantasías no se agotan.

Fuente: http://atusaludenlinea.com/2015/12/27/las-fantasias-sexuales-y-su-efecto-en-la-salud/



Las fantasías sexuales
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.