Cuando nos embarga el aburrimiento

Cuando nos embarga el aburrimiento

El aburrimiento no es sinónimo de tiempo perdido sino un espacio lleno de posibilidades.


Se suele decir que el aburrimiento es el “dolor del tiempo”, esa tristeza que emerge de nuestra cotidianidad cuando faltan las ocupaciones, los estímulos, los encuentros, las sorpresas, los cambios. El aburrimiento es un estado de ánimo de tonalidad negativa, nos sentimos mal en el instante presente, no porque sea horrible, sino porque está vacio y nos deja a solas con nosotros mismos. Y eso es algo a lo que no estamos acostumbrados.

aburrimiento2

Los momentos de aburrimiento son una buena ocasión para contactar con nuestra vida presente, para sentir que existimos. Lo extraño es que no soportamos estar aburridos y por tanto no nos damos el lujo de experimentarlo, lo que sucede es que en esos momentos en que aparentemente no hacemos nada, podemos dedicarnos a tareas tan esenciales como la introspección y la creación. Es un espacio de tiempo lleno de posibilidades, para ponernos del lado de la vida y no del lado del “relleno “de la vida.

El aburrimiento nos puede llevar a pensar que el presente es un peso, un obstáculo en la vida. Pero también puede ayudarnos a comprender que podemos vivir el presente aquí y ahora en lugar de huir de él queriendo hacer algo a toda costa o rellenando nuestro espíritu con información o distracción.

Hagamos del aburrimiento una señal para volvernos hacia el instante presente, para que en ese momento, nuestro espíritu pueda descansar y respirar un poco.



Cuando nos embarga el aburrimiento
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.