Conoce las razones del por qué no nos ganamos la lotería

Conoce las razones del por qué no nos ganamos la lotería

Todos los números están en el bombo, pero hay razones que explicarían la razón por la cual formamos parte de la gran mayoría: los perdedores.


Aunque en realidad pudiera parecer a simple vista que sacarse la lotería constituye un gran golpe de suerte, increíble de creer y además que esto del azar es un gran “misterio”, la realidad es que existen razones matemáticas que explican la cuestión, por qué más allá del enigma de si ser ganadores o no, están ciertas razones válidas que nos pueden explicar este “fenómeno”.

ganar-lotería

A decir verdad, la lotería es un gran negocio y se basa en la enorme cantidad de perdedores, donde los pocos ganadores son “el cebo” para que las demás personas jueguen. Acá cabe expresar el sentido popular de que “Cómo alguien gana…el ganador puedo ser yo”, pero de lo que no se percata el que juega es que al ir aumentando la cantidad de números, la probabilidad de ganar disminuye.

En cuanto al tema que nos concierne, en Matemáticas, el nacimiento de la Teoría de la Probabilidad vino motivado precisamente por problemas de apuestas en los juegos de dados. El objetivo no era buscar estrategias para garantizar ganar, sino introducir números (probabilidades), que pudieran orientar sobre las posibilidades de distintas apuestas. Hoy, la Teoría de la Probabilidad vinculada con la Estadística tiene multitud de aplicaciones científicas y técnicas, pero es una lástima que no haya influido en el desarrollo de la sensatez social frente al juego. Al margen de toda cultura probabilística, el sentido común debería actuar apreciando los sucesos que son imposibles y los que son menos posibles.

Por lo general cuando las personas compran un número de lotería lo hace tomando en cuenta otros factores empíricos tales como, si el sitio donde lo va a adquirir tiene fama de traer buena suerte, que si no juego el número 13 porque es de mala suerte, o que si juego el 7 porque es señal de buenos augurios, en fin la conjunción de probabilidad y superstición se unen para llegar al mismo rezo de siempre: “Jugaré aunque sé que no ganaré”. Así ocurre siempre…

Todo esto demuestra que ante cualquier actitud probabilística, estamos decretando que ya somos perdedores, “jugaré pero no ganaré”, cosa que no debe ser, porque posiblemente no seamos ganadores pero al menos debemos permitirnos el lujo de compartir una “ilusión colectiva” como lo es ganarse el premio “gordo” de la lotería.

¡Y quién quita que ganemos!...


Conoce las razones del por qué no nos ganamos la lotería
  • Actualmente 2 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 2/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.