Enfrentar la vida con valor

Enfrentar la vida con valor

En estos tiempos de crisis, toda persona sufre de problemas y situaciones complicadas y enfrentarlos es tarea de todos.


Todo ser humano, a cualquier edad, sin importar razas o credos ha sufrido debido a problemas que en muchos de los casos exigen mucha más determinación que cualquier situación cotidiana, exponiendo al ser humano a sufrimientos, presiones o complejos que generan presión, incertidumbre y miedos.

Cuando estamos en plena juventud, la incertidumbre más que todo radica en ver el presente con miras hacia el futuro, como lo sería el estudio y culminar una carrera universitaria e inmediatamente insertarse al campo laboral, así como también de una u otra forma retribuir a aquellas personas, siendo por lo general los padres, a quienes le debemos el haber culminado esta etapa de nuestras vidas y de allí en miras de expandirnos, formar un hogar, una empresa o mantener un trabajo estable y bien remunerado, para vivir de una manera digna y con el paso de los años, reunir los fondos necesarios para el bienestar de la familia, estableciendo por igual un plan de ahorros para cuando llegue la edad dorada y lograr un retiro oportuno y feliz.

vida-valor-1

De acuerdo a esta premisa de vida, (que todos deseamos) pasamos a ver ciertos principios básicos que han de ayudarnos a enfrentar la vida con valor, siendo jóvenes o adultos.

Firmeza y determinación en las cosas de la vida (sin importar la edad que tengas):

Mantener a lo largo de los años, propósitos sanos que lleven a la culminación con éxito de las metas propuestas, sin necesidad de dañar a alguien. Todo lo que tengamos ha de ser por esfuerzo propio.

Lo primero que has de hacer, es organizar tu tiempo, haciendo una lista de prioridades, logrando lo que más puedas de ellas cada día, porque a medida que vas solucionando vendrán otros retos que habrás de enfrentar y así transcurre la vida. Lo importante es mantener la confianza en ti mismo en lo que puedes llegar a lograr. No tengas temor a enfrentar cambios, porque éstos siempre vendrán, pero si quieres conseguir algo y debes salir de tu zona de confort para lograrlo, pues bien, ¡adelante!

Si algo no sale bien, pues no decaigas, porque tras cada intento has de volverte más determinado que la vez anterior así que ¡A la carga de nuevo!

Cultivar relaciones sanas:

El hombre, como vive en sociedad ha de ser un ser sociable, capaz de vivir en comunidad y adoptar los beneficios que ésta le proporciona así mismo darle lo mejor de sí.

No todas las relaciones tienen el mismo peso en nuestras vidas. Las hay circunstanciales, otras necesarias como lo son las relaciones de familia y otras duraderas, que nos nutren y nos hacen ser mejores personas. Así mismo hay relaciones con sentimientos profundos que pueden durar muchísimos años, por ejemplo en el matrimonio, las cuales son más que significativas, plenas y más “grandes” a medida que los años pasan.

Por el contrario hay relaciones que nos causan dolor y es por ello que se hace necesario conocer un poco que a través del dolor las relaciones pueden afianzarse como distanciarse, pero que de una u otra forma ayudan a construir relaciones que han sido o continúan siendo enriquecedoras y de gran significado.

gente

En la actualidad sabemos  que las relaciones interpersonales desempeñan un papel fundamental en el bienestar de las personas. Estudios científicos han demostrado que aquellas personas que han evidenciado una relación entre los lazos sociales y la actividad del organismo, sobre todo en los que se refiere al corazón y el sistema cardiovascular, el funcionamiento hormonal y el sistema inmunitario corren menor riesgo de mortalidad. En cambio, las personas con pocos lazos sociales tienen casi el doble de riesgo de morir de enfermedades del corazón y son dos veces más propensas a sufrir gripes y enfermedades cardiorespiratorias.

Para cultivar una relación sana  la sinceridad ha de ser profunda, honesta  y genuina, expresando el sentir, lo que se piensa y en especial sabiendo escuchar a los que nos rodean. La lealtad es otro de los aspectos fundamentales, porque el compromiso y la disposición de dar lo mejor de ti mismo, hace que las relaciones funcionen bien.

Respeto hacia los demás como a ti mismo:

Respetar a los demás significa entender y aceptar a los demás sin discriminarlos porque solo por el hecho de respetar se busca ser respetado, es por ello que el respeto es muy importante en la vida de cada persona.

Para respetar a los demás, debemos comenzar por respetarnos a nosotros mismos porque en la medida que cada persona se respete a si misma de una manera adecuada comenzará a tener una actitud positiva, afirmando su valor como persona, plena en alegrías y satisfacciones. Es decir que, la mejor manera de respetarnos a nosotros mismos es respetar, aceptar y comprender tal y como son los demás, aceptando  y comprendiendo su forma de pensar aunque no sea igual que la nuestra.

Confía en el Ser Supremo: No importa como le llames, Dios, Alá, Jehová, Señor, Yahvé…

Confiar en un Ser Supremo es sinónimo de fe. Como le llames, Él está presente en muchas religiones. Para los creyentes, el inicio del universo y de la raza humana se debe a un Padre Celestial o Ser Supremo, quien es único, creador de todas las cosas, omnisciente y omnipotente.

vida-VALOR-3

Creer en un Ser Supremo promueve fijarnos metas así como llevarlas a cabo. Es importante esta creencia en las personas ya que cuando surgen dificultades es siempre en la fe en lo que el hombre se respalda y en esos momentos no tan buenos que la vida presenta puede servir de gran apoyo para alcanzar la superación, porque el solo hecho de depositar la confianza en ese Ser Superior provoca sentimientos muy fuertes de seguridad, pues es ese alguien a quien recurrir en esos momentos, pedir y ayuda y ser escuchados.

La manera más segura de encontrar a Dios, o como le llames es a través de nuestro yo interior, ya que su conexión se logra no solamente a través de la meditación u oraciones, sino que puedes llegar a Él en cualquier sitio, en la sonrisa de un niño, en la hoja que cae del árbol, hasta en la brisa que te besa o en el rocío de la mañana. Porque Dios se encuentra tanto en la persona que ama como en la que es amada.

Ten fe y por nada del mundo pierdas la esperanza. Cree en ese Ser Supremo y en ti mismo. Tienes que lograr tus objetivos, porque son tuyos. Sólo tienes una oportunidad en este juego llamado vida. No la desperdicies. Tienes el derecho a vivir lo mejor de tu vida, conseguir lo mejor y dar lo mejor al mundo.

De ti depende…


Enfrentar la vida con valor
  • Actualmente 3 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 3/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.