Cuando las palabras no fluyen

Cuando las palabras no fluyen

Desde 1998, cada 22 de octubre se celebra el Día Internacional del Conocimiento de la Tartamudez, decretado por la Asociación Internacional de Tartamudos “ISAD”.


La tartamudez es un trastorno de la comunicación, permanente o circunstancial, no es un trastorno del lenguaje, que se caracteriza por las repeticiones e interrupciones involuntarias en la emisión de palabras y puede ir acompañado de diversos movimientos del rostro y el cuello. Comienza en la niñez pero puede continuar hasta la edad adulta.

También puede ser definida como un desorden en el curso fluido de los movimientos del habla que se caracteriza por interrupciones más cortas o más largas de los mismos. Afecta en mayor porcentaje a los hombres que a las mujeres.

Haciendo un poco de historia, este trastorno es conocido desde antes de los tiempos de Cristo. Comencemos con Demóstenes, quien fuera un famoso orador que vivió entre 384 y el 322 aC. Curiosamente, Demóstenes era un gran orador, pero era tartamudo. Estaba consciente de ello y para reforzar su voz y mejorar la tartamudez, practicaba en la playa hablando con piedrecitas en la boca hasta que se le podía oír entre el ruido de las olas, así mismo subía por las colinas cargando peso en el pecho para aumentar su capacidad pulmonar.

El discurso del rey

El filósofo Aristóteles, también fue tartamudo. Estaba convencido de que las personas tartamudeaban porque pensaban más rápido de lo que podían hablar, de modo que la responsable última de la tartamudez era la lengua, al ser incapaz de seguir la velocidad con la que fluían las ideas.

El doctor Febricus Hildanus, allá por el año 1608, mantenía que los tartamudos tenían un frenillo en la lengua mucho más gordo de lo normal de modo que su radical solución era, precisamente, cortar ese apéndice. Evidentemente el sistema no mejoraba la tartamudez.

Sigmund Freud opinaba que la tartamudez tenía algo que ver con las funciones de excreción, pues hablar se veía como un acto de expulsar algo al mundo externo, entonces, todos los bloqueos típicos de este problema eran una especie de estreñimiento del lenguaje. También  asoció la tartamudez a crisis nerviosas y a problemas psíquicos, considerando que reflejaba la puja de los deseos reprimidos por salir al exterior.

A través de la historia se pueden encontrar grandes hombres y mujeres que padecieron de este trastorno y no por ello dejaron de triunfar o lograr las aspiraciones en su vida. Demóstenes, Aristóteles, Isaac Newton, Jorge VI, Miguel de Cervantes, Charles Darwin, Marilyn Monroe, Clara Barton, Sir Winston Chirchill, entre otros. Famosos todos, cada uno en un área específica, lucharon y vencieron su dificultad, dando al mundo lo mejor de sus capacidades, bien sea artísticas, filosóficas, políticas, científicas, en fin todo lo que un ser humano, sin importar su condición, puede ofrecer al resto de la humanidad, dejando como legado su huella imborrable a través de los tiempos.

Una de las mejores películas filmadas, merecedora de grandes premios, “El discurso del Rey”, precisamente aborda el problema de la tartamudez en la historia. Relata el discurso que debía dar el rey Jorge VI en el inicio de la II Guerra Mundial, y para dar a su pueblo la seguridad que en ese momento se necesitaba acude a un fonoaudiólogo, Lionel Lodge, quien le ayuda a vencer la dificultad. 

Con el paso de los siglos, se han realizado muchas investigaciones, porque desde el campo científico, la tartamudez también ha sido estudiada, llegando a conclusiones de que este trastorno no es un problema de dificultad o imposibilidad de pronunciar, porque los tartamudos son capaces de pronunciar fluidamente todas las palabras; sin embargo, se pueden bloquear con cualquiera de ellas.

Marilyn Monroe

Prácticamente todos los tartamudos hablan fluidamente cuando están solos. También hay personas que tartamudean al hablar, pero al cantar, lo hacen correctamente y así en diversas situaciones. Pero en sí, la principal dificultad que enfrentan estas personas es la reacción psicológica que se da en un determinado contexto y allí está en el origen y mantenimiento de la tartamudez. Detrás de cada persona que sufre este trastorno hay un cúmulo de experiencias quizás no tan positivas ya que en determinados momentos que desean expresarse las palabras no fluyen, provocando frustraciones y a la vez exponiéndose a la sociedad crítica que no comprende su dificultad.

Los últimos avances de la psicología científica nos permiten entender e influir de forma más eficaz en procesos como la tartamudez que son automáticos, y por tanto inconscientes, y que por su frecuencia y repetición están fuertemente arraigados. Se ha demostrado que la tartamudez mejora cuando la persona que lo padece lo acepta y con ayuda de un buen  trabajo terapéutico podrá lograr enfrentarla y vencerla.

Día a día, las personas que padecen de tartamudez, deben enfrentarse a los retos y barreras del quehacer cotidiano y es por ello que cada 22 de octubre y desde 1998 se rinde tributo a estas personas con trastornos de la comunicación. El objetivo es el de concienciar y sensibilizar a la población sobre el conocimiento de la tartamudez, entendiendo que ésta no va ligada a ninguna anormalidad, deficiencia o disminución de la inteligencia, por el contrario, hacer notar que los que padecen de este trastorno, son personas capaces de salir adelante y que pueden afrontar cualquier reto.

Desde MuyVirtual, en el día de hoy, se quiere agradecer a aquellas personas que padecen o han pasado por la situación de ser tartamudos, el habernos dado a través de los trazos de la historia, la oportunidad de demostrar, que con esfuerzo, dedicación, ahínco y amor, se puede enfrentar los retos de la vida. Recuerden que son personas valiosas, con capacidades infinitas de triunfo, aunque a veces les cueste y sea difícil, que les fluyan las palabras.



Cuando las palabras no fluyen
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.