La triste leyenda de los amantes de Bausén

La triste leyenda de los amantes de Bausén

El pecado de Teresa fue enamorarse de su primo y no tener dinero, por lo que el párroco de Basén no le permitió casarse ni que la enterraran en Tierra Santa.


Teresa nació, creció y murió en Bausén, falleció a los 33 años, pero por no estar casada y enamorarse de su primo, el cura en ese tiempo, intolerante, no permitió que la enterraran en tierra santa.

Con dinero habría podido obtener la dispensa canónica y casarse con su primo ante el altar. Sin embargo, los agricultores como Teresa y Sisco, no tenían como cubrir el matrimonio y el párroco no estuvo dispuesto a ayudarlos.

Teresa vivió su amor libremente, aun sin estar casados. Fundó un hermoso hogar con Sisco y su amor dio el fruto de dos hijos: Joel y Calire. La gente los quiso y los trató como a un matrimonio. Los niños crecieron con estrecheses, pero felices.

Teresa

El 10 de mayo de 1916, Teresa se enfermó de una fuerte pulmonía que causó su muerte. Sin embargo, su historia de amor aún se sigue contando de padres a hijos y ha traspasado las fronteras, mucho más allá de las montañas que rodean la aldea, como la leyenda de los “Amantes de Bausén”.

A ese amor, también se sumó la mejor página de solidaridad escrita en el valle. Al morir Teresa, el cura intransigente impidió que le dieran cristiana sepultura en el cementerio religioso del pueblo. No podía permitir que el cuerpo de una madre soltera, a ojos de la iglesia, ‘profanara’ el santo recinto.

Esa misma noche la gente de Bausén, indignados, construyeron en un pequeño claro en el bosque, un cementerio sólo para Teresa. Según las personas que lo conocen es un lugar muy hermoso, donde ella es su única moradora.

Desde hace muchos años se acercan a el lugar senderistas y viajeros para ver la sepultura, y llevados por la triste y hermosa historia que se esconde tras las rejas de hierro forjado que da entrada a la tumba de Teresa.

Cementerio

Aunque los descendientes de Teresa viven Francia, ya que Sisco y los niños tuvieron que exiliarse, como miles de perdedores más de la época, aun siguen visitando su tumba y llevando flores. Además, los paisanos de Basén siguen llenado de flores la tumba de la única moradora del pequeño cementerio. 

La alcaldesa actual, que se llama Verónique Noelle, ha organizado un homenaje por el centenario de la muerte de Teresa. Lo han aplazado para el 16 de agosto para que sus bisnietos puedan asistir.

Para ello, han organizado una campaña de ’crowdfunding’ , para reunir el dinero y poder financiar un pequeño homenaje a la protagonista de una historia de amor, solidaridad e intolerancia religiosa.



La triste leyenda de los amantes de Bausén
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.