Los mecanismos cerebrales de la indignación

Los mecanismos cerebrales de la indignación

La indignación es un sentimiento de enfado o enojo ante un acto que se considera injusto o perjudicial hacia otros o hacia sí mismo.


Puede resultar curioso, pero los mecanismos cerebrales de la indignación tienen mucho que ver con el asco físico. ¡No se asombre!. En ambos casos, en la indignación como en el asco físico, se activa una zona del cerebro conocida como la ínsula, en la corteza.

El asco, como es sabido, tiene una función básica en la supervivencia de la especie: nos permite distinguir aquello que no nos conviene comer, como productos descompuestos, malos olores…cosas así. La indignación es una especie de asco, pero más sofisticado, el cual nos permite identificar conductas que no son beneficiosas para nosotros y nuestro entorno.

La indignación se produce, sobre todo, cuando vemos a alguien portarse de forma injusta con otro. El sentimiento de injusticia y la indignación/asco que provoca es algo biológico, más que cultural. Todas las personas lo poseen, aunque algunas lo tengan más desarrollados que otras.



Los mecanismos cerebrales de la indignación
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.