Los Cachorros de Chicago y su cabra maldita

Los Cachorros de Chicago y su cabra maldita

Conoce la fatídica “Maldición de la Cabra” que no dejó en paz a los Cachorros de Chicago durante 107 años.


chicago-cubs-3

El hit dado por el venezolano Miguel Montero, receptor de los Cachorros de Chicago, puso fin a la llamada “maldición de la cabra” que duro nada más y nada menos que 107 años. Montero, en el séptimo juego de la final Cachorros de Chicago e Indios de Cleveland, temporada del año 2016 en las Grandes Ligas, conectó el hit en su segundo turno de la postemporada que selló la emocionante victoria 8-7 de los Cachorros sobre los Indios el día miércoles 2 de noviembre de 2016.

Este joven receptor oriundo de Caracas Venezuela, nacido el 9 de julio de 1983, jugador del equipo los Navegantes del Magallanes en su país natal, jamás pensó que en 2016 emularía a su compatriota Luis Sojo en el año 2000 en el quinto juego de la Serie Mundial con los Yankees de Nueva York. Pero para romper esa “maldición” no solo se contó con el aporte de Montero. En los Cachorros de Chicago también vieron acción los venezolanos Wilson Contreras, Héctor Rondón y Henry Blanco, un experimentado receptor retirado, que ahora tiene el papel de coach en el equipo de Illinois.

La historia de la maldición de la cabra:
chicago-cubs-2

La noche del día 2 de noviembre, por casualidad, Día de los Muertos, los Cubs, en el estadio Progressive Field de Cleveland, pusieron punto final a más de un siglo sin ganar una Serie Mundial de béisbol debido a la sombra de la “maldición de la cabra” que les había acechado por tantísimos años. En el séptimo juego, el decisivo de la serie, un juego de dimensiones épicas, con acontecimientos “embrujados”, tal como sucedió en la entrada de extra inning, ya que antes de comenzar el décimo, una extraña lluvia sacudió el estadio y ameritó la suspensión del partido por 17 minutos. Entre tanto, comentaristas deportivos de TV y en el propio estadio se rumoró que “la cabra se había hecho presente” y serían los Indios de Cleveland los vencedores del campeonato 2016 de la MLB.

Sobre la fatídica “maldición de la cabra” se cuenta que durante la Serie Mundial de 1945, el dueño de una taberna de Chicago llamado Billy Sianis, el cual era de origen griego, quiso entrar al estadio Wrigley Field con su mascota, la cual era nada más y menos que una cabra llamada Murphy. Aunque su dueño había comprado dos boletos para asistir al partido con su animal, a éste le fue negado el permiso para entrar al estadio con la cabra. Se cuenta que desde aquel día, el 6 de octubre de 1945, comenzó la desdicha para los Cachorros de Chicago al negarle la entrada al tabernero y su mascota.

chicago.cubs.1

Ese día, Billy exigió hablar con Philip K. Wrigley, dueño de los Cachorros. “Dejen entrar a Billy, pero no a la cabra”, ordenó el dirigente “¿Por qué no a la cabra?”, consultó el enojado fanático. “Porque la cabra apesta”, fue la tajante respuesta del directivo. Otra versión señala que Sianis ingresó al Wrigley Field, pero el público le exigió que se retirara por el mal olor que emanaba Murphy. Era el momento del cuarto encuentro entre los Cachorros y los Tigres de Detroit, el cual para ese entonces era el decisivo y consagraba al campeón de las Grandes Ligas. La novena home club ganaba 2x1.

Sianis pronunció sus fatídicas palabras: “Los Cubs no ganarán nunca más. Los Cubs nunca ganarán la Serie Mundial hasta que no le permitan a la cabra ingresar a Wrigley Field”, maldijo un enojado Billy. Créase o no, Chicago perdió la Serie Mundial con Detroit (“¿Y ahora quién apesta?”, decía una carta que Billy le envió a Wrigley una vez concretada la derrota). Así nació la “Maldición de la Cabra”, ya que los Cachorros no volvieron a asistir al Clásico de Octubre.



Los Cachorros de Chicago y su cabra maldita
  • Actualmente 4 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 4/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.