Misterio: La desaparición del centinela

Misterio: La desaparición del centinela

En la isla de Puerto Rico, la jornada militar la comenzaba el centinela con un grito de “Alerta”.


En el pasado, los habitantes de la isla de Puerto eran muy propensos a sufrir ataques de piratas, motivo por el cual, tenían que vigilar constantemente. El centinela, para no dormirse y atestigua su vigilancia, con un grito de “Alerta” comenzaba la jornada militar.

Garita D1

La ciudad capital desde entonces esta rodeada por castillos y murallas. Alrededor de las murallas, entre trecho y trecho, habían unas garitas o torres pequeñas donde los soldados hacían su guardia durante el día y la noche.

En las guardias de la noche se sentían los gritos que los centinelas daban para asegurar que estaban alertas y para no dormirse. –Centinela alerta! Gritaba uno, y el más cercano le respondía -¡Alerta está!.

Entre todas las garitas había una que era la más distante, oscura y solitaria. Estaba sobre un acantilado profundo en el extremo de la bahía. En el silencio de la noche, el ruido del mar producía un rumor que extraño y misterioso, que asustaba al más valiente.

Había un centinela, al cual llamaban “Flor de Azahar”, porque su piel era tan blanca como esta flor. Una noche este soldado, Sánchez, estuvo de guardia en esa oscura y solitaria garita.

Como de costumbre, los gritos de contraseña de los soldados se escuchaban de trecho en trecho, pero al llegar a la del soldado Sánchez, no escucho el grito o alguna otra respuesta. Sólo el silbar del viento y el sonido del mar.

El miedo se apoderó de sus compañeros, que pasaron la noche temblando de solo pensar que le pudo pasar al centinela Sánchez.

Garita D2

Al salir el sol, todos se dirigieron hacia la garita a ver qua había ocurrido. Al llegar encontraron el fusil, la cartuchera y el uniforme del soldado Sánchez, que misteriosamente durante la noche oscura, había desaparecido sin dejar rastros.

En esa época las personas era muy supersticiosas, por lo que comenzaron a decir que un demonio había sorprendido a Sánchez durante la noche y se lo había llevado por los aires.

Desde ese día a la garita más lejana, oscura y solitaria, la llamaron “La Garita del Diablo”.



Misterio: La desaparición del centinela
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.