Sep 28 2021

Historia del arte culinario en Venezuela

María Luisa Rosales Fuenmayor
Desde la época colonial, los productos de origen nativo como el maíz, la yuca, el casabe, fueron fusionados con los traídos por los colonizadores españoles y los africanos. Posteriormente con los traídos de otros países europeos como Francia e Italia dando paso a un cambio notable en la gastronomía venezolana, en una mezcla de sabores extraordinarios, que hasta nuestros días forman parte de la dieta diaria.

La alimentación es el resultado de la interacción entre necesidades y conductas de las personas, pueblos, ciudades y países enteros Estos se encuentran dentro de una sociedad o entorno biocultural.

Venezuela como país en desarrollo no escapa a las necesidades alimenticias que han venido desarrollándose y que se han ido transformando en la medida que la sociedad va interactuando con otras personas y sociedades, dando paso a una transculturación en diferentes rubros y la alimentación es una de ellas.

La cultura alimenticia del venezolano forma parte de la idiosincrasia y cultura general de sus habitantes, siendo por esta razón un proceso que marca un antes (de la llegada de los españoles a nuestras tierras) y un después (desde que ocurre la colonización, donde los españoles traen nuevos productos alimenticios) que se mezclan con los autóctonos, surgiendo nuevas costumbres alimenticias tanto de los indígenas como por parte de los españoles.  

La gastronomía aborigen fue adoptada por los conquistadores y colonos castellanos después del siglo XVI, donde el maíz, el casabe, la yuca y otros alimentos formaron parte de su dieta cotidiana. Cabe destacar que el mestizaje étnico no solo se realizó a nivel biológico, sino también a nivel cultural, porque los alimentos indígenas fueron complementados con el trigo y la avena traídos de Europa y que junto con el aceite de oliva, el queso, la mantequilla, el vino, entre otros productos, han sido el complemento perfecto para alimentos de origen nativo como las cachapas y las arepas.

Con el paso de los siglos, la transformación culinaria y gastronómica del venezolano se vio incrementada, ya que hasta el siglo XVIII, fueron las culturas culinarias de  españoles y negros africanos las que se unieron a las criollas, en especial por las plantaciones de cacao, influyendo de manera decisiva en la gastronomía nacional.

Durante el siglo XIX, la cultura culinaria en Venezuela sigue en evolución, registrándose inmigraciones de diferentes países, tales como alemanes, franceses, italianos y canarios, produciendo un gran engranaje culinario. Un hecho que marca gran notoriedad es la venida desde Francia de sus afamados Chefs, trayendo recetas mundialmente conocidas, las cuales muchas fueron adaptadas a la gastronomía criolla, tal es el caso, del pan francés y las ensaladas francesas.

Ya en el siglo XX, Venezuela no solo recibe el aporte culinario de los inmigrantes europeos, sino también de países sudamericanos como Colombia, Perú y Ecuador, quienes se asientan en Venezuela en búsqueda de mejor calidad de vida.

Muchos han sido los aportes culinarios de los diferentes países, a los cuales Venezuela ha acogido a través de la historia. Los españoles han dejado un sinfín de platos, que prácticamente forman parte de la alimentación del venezolano, tal es el caso de la paella, los cayos a la madrileña, la tortilla de papa española y en especial los consabidos “pasapalos”, llamados en España “tapas·”

Los italianos, por su parte nos han dejado gran variedad de panes, pizzas, pastas, tallarines y los afamados espaguetis, así como el pasticho y las carnes o pollos a la milanesa. Los chinos, con su arroz y pollo agridulce y la japonesa con los deliciosos suchis.

Así  mismo, en la década de los años 80 llegan al país cadenas de comida rápida, provenientes de Estados Unidos, donde su concepto es en base a la alimentación limpia, más no la más saludable, conocida actualmente con el nombre de “comida chatarra”, donde el concepto de alimentación tradicional es cambiado por una fase industrial de la comida, en la cual su procesamiento es hecho en los moldes tecnológicos que imprimen su sello como característica.

Aunado a la industrialización de los alimentos, otro elemento que incide en los hábitos alimenticios del venezolano es la migración de la población rural hacia centros urbanos, la cual en cierta forma ha modificado la selección de alimentos para el consumo diario, exponiendo la salud a serios riesgos nutricionales y culturales.