El hundimiento del Wilhelm Gustloff

El hundimiento del Wilhelm Gustloff

El hundimiento del trasatlántico alemán ocurrido en 1945, es considerada la peor tragedia naval de la historia.


El Wilhelm Gustloff, fue creado para servir como un barco de recreación. Antes de la Segunda Guerra Mundial navegaba en las aguas del Atlántico, del Mediterráneo y del Mar del Norte.

Antes de comenzar la guerra, el destino del Gustloff cambió por completo, ya que fue destinado a llevar medicinas, municiones y armas a las tropas de Franco durante la Guerra Civil Española, trayendo de regreso a Alemania a la Legión Cóndor. Más tarde, antes de la invasión a Polonia, en el año 1939, su fachada fue remodelada. Lo pintaron de blanco, le pusieron cruces rojas y una bandera verde en cubierta, bautizándolo como "Lazaretschiff D", un buque hospital.

Ya, durante la guerra, fue enviado a participar en la "Operación Aníbal", orientada a rescatar refugiados del área de Prusia Oriental y en 1945 ue enviado a las costas de lo que hoy es actualmente Polonia. Desde ese momento la tarea de este gran barco fue complicada debido a que debía transportar miles de heridos y refugiados. En su último viaje, las cifras de personas en el barco eran las siguientes: la tripulación era de 173 hombres, 918 personas entre oficiales y marineros, 373 mujeres, 162 heridos y 8.956 refugiados, para un total de 10.582 personas a bordo. Con esta gran cantidad de personas partió del puerto de Gotenhafen, el 30 de enero de 1945, el mismo dìa que el capitán Alexander Marinesko estaría patrullando las aguas con el submarino soviético S-13.

Ese día fatal, al Gustloff solo lo acompañaba el torpedero Lowe y el cazatorpedero TF-1. En alta mar, el TF-1 tuvo una fuga de agua y debió que regresar a puerto, dejando al buque con la insignificante protección del Lowe. Cuando navegaba entre la bahía de Danzig y la isla danesa Bornholm, a la 21:18, del submarino S-13 divisaron las luces del Gustloff, donde el capitán Marinesko daba la orden de disparar cuatro torpedos que tardaron 25 segundos en alcanzar su blanco, de los cuatro, tres de ellos con nombres cada uno. El primero, por la "Madre Patria" en la proa, el segundo por "Stalin" en la sección media y el tercero llamado "Pueblo Soviético", justo en la mitad.

El submarino S-13, después del ataque, se sumergió y escapó ya que el capitán Marinesko pensó que el Lowe podría atacar. En efecto, el Löwe logra comunicar la situación con rapidez y, aunque en pocos minutos el castillo de proa del Gustloff ha sido tragado por las aguas, muchas vidas logran salvarse. Pasados unos 45 minutos desde el primer impacto y a eso de las 22:18 de la noche, el Gustloff es engullido por el mar junto a miles de personas, dando un total de 9.343 entre los que murieron por las explosiones y los que murieron cuando el barco terminó de hundirse. Solo lograron salvarse 564 personas.

El hundimiento del Wilhelm Gustloff ha pasado a la historia como un "crimen de guerra", porque en él no solo se asesinó a civiles y militares heridos, sino que además se incumplió un acuerdo según el cual el S-13 no debía abrir fuego contra ningún barco alemán. Por lo tanto, esta "hazaña heroica", considerada así por los soviéticos, fue en verdad un gran "crimen de guerra".



El hundimiento del Wilhelm Gustloff
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.