El maravilloso mundo de los títeres

El maravilloso mundo de los títeres

El niño o el adulto se recrean en él, escuchando y viéndolo, haciéndolo vivir en el retablo titiritero.


Por lo general se considera un títere como un muñeco. Efectivamente, es un muñeco, pero es un muñeco y algo más. En este algo más está la verdadera definición. Es un muñeco que se mueve, sí se mueve pero no es un autómata. Un autómata no es un títere, es muchas cosas más.

Ese conjunto de muchas cosas más es el títere, el cual es un muñeco, en su esencia es un personaje, un personaje teatral. Esta es la verdadera definición: el títere es un personaje y como tal debe ser tratado. Por eso es un muñeco y algo más.

También puede ser un juego, un pasatiempo ó recreación, el cual está provisto de un caudal de conocimientos al servicio de un sistema de enseñanza, aplicando y extrayendo de él, todas sus posibilidades, ya que la magia derramada por el títere unida con la magia de la imaginación del niño, harán una maravillosa conjunción para poder trabajar al máximo las potencialidades de los más pequeños.

El títere propende a la descarga emocional, espiritual y psicológica del niño, siendo como un libro abierto que tanto padres como maestros deben aprovechar porque éste va a ayudar a su integración social. Cuando el niño se encuentra delante de un espectáculo de títeres, éste se manifiesta ampliamente deseando compartir el momento, sintiendo alegría y curiosidad, abriendo su personalidad a las grandes posibilidades del descubrimiento de sus propias condiciones creadoras y apto para intercambiar con su entorno.



El maravilloso mundo de los títeres
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 0/5 (0 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.