Dec 03 2021

El Ankh, símbolo de la vida eterna

María L. Rosales F.
En la cultura egipcia se encuentra asociado a la longevidad, sabiduría y al culto de la diosa Isis. Data del periodo de las dinastías del Temprano Egipto

 

El origen del símbolo Ankh es desconocido, pero investigaciones realizadas por egiptólogos afirman, aunque universalmente no ha sido aceptada esta teoría, que pudo haberse desarrollado a partir del Nudo de Isis o Tyet, el cual posee características similares a éste, con los brazos a los lados, asociados con la diosa. En la historia del Temprano Egipto, las diosas eran consideradas con mucho poder y es por ello que es posible que el Ankh surgiera a partir del Tyet.

Es un jeroglífico que significa “vida” y se refleja a menudo en la iconografía de esta cultura. En cuanto a su forma, el símbolo del Ankh, también conocido como la cruz egipcia  o  ensata. Es una cruz con la parte superior en forma de bucle y es símbolo de longevidad, sabiduría, de vida eterna; del cielo, la tierra, el sol de la mañana. Así como los principios de los opuestos, masculino y femenino y el que lo tuviera, era considerado como el que tenía “la llave de los secretos de la existencia”.

Esta cruz mantenía relación con algunos dioses, siendo éstos los portadores de la Cruz de la Vida, indicando la unión entre la vida y la muerte. Luego su uso estuvo reservado a la alta nobleza egipcia y los sacerdotes principales, pero a medida que pasó el tiempo, fue permitido que el pueblo tuviera acceso a la cruz. Así mismo fue incluido en los ritos funerarios de la época y fue tal su relevancia, que el Ankh era colocado sobre el cadáver junto al Ojo de Horus.

El Ankh, ha sido hasta hoy un amuleto, considerado de gran carga espiritual, protegiendo a quien lo use, otorgándole salud, prosperidad, fertilidad, longevidad, sabiduría y en especial comprender el ciclo de vida y muerte, así como el proceso de reencarnación. Universalmente es muy popular al igual que el escarabajo y el djed.