Las fiestas solsticiales de los dos San Juan

Las fiestas solsticiales de los dos San Juan

En Masonería ocurre algo extraordinario, ya que sus celebraciones principales giran en torno a los dos solsticios que ocurren durante el año: verano e invierno.  


La  Masonería Especulativa en todo el mundo celebra las dos Fiestas Solsticiales de los dos San Juan. La primera fiesta, el Solsticio de Verano corresponde al 21 de Junio (con las fiestas de San Juan Bautista) y el Solsticio de Invierno el 21 de Diciembre (con las fiestas de San Juan Evangelista el 27 de Diciembre).

San-Juan

Las fiestas solsticiales de los dos San Juan (Bautista y Evangelista), se adornan con los atributos propios de toda celebración litúrgica, en la que el Sol, el astro de la Luz es el protagonista principal. El carácter solar de ambas festividades está señalado por las fechas que ocupan en el calendario: 24 de Junio para San Juan Bautista y 27 de Diciembre para San Juan Evangelista, días que corresponden al Solsticio de Verano el primero y el de Invierno para el segundo respectivamente. Estas Fiestas de carácter ritualisticos reposan sobre el postulado de que el tiempo cósmico y humano está sujeto a la regeneración perenne como una imagen y un reflejo sensible de esta Ley Universal.

Solsticio es la época en que el sol entra en los signos de Cáncer y Capricornio llegando a la máxima declinación septentrional (al norte) y meridional (al sur) y es cuando toman su lugar las Fiestas Solsticiales: de Verano, dedicada al Reconocimiento y la de Invierno, dedicada a la Esperanza.

En la Fiesta Solsticial de Verano o de San Juan Bautista, se despoja de los viejos hábitos, sacando lo inútil que deambula en su vida para que quede en su casa psíquica espacio para alojar nuevos impulsos, es decir, sacar de la vida un pedazo de vida profana  instalando allí una tendencia sagrada. A Juan Bautista se le atribuye en Masonería la Ciencia de la Escuadra y el Nivel, útiles para que la base de la edificación a construir se encuentre perfectamente allanada y encuadrada, siendo este simbolismo referido al trabajo que cada Masón ha de realizar en su edificación interior.

A San Juan Evangelista se le considera el apóstol que da testimonio de la Luz Divina, siéndole encomendado bautizar con el Fuego del Espíritu. La Masonería le asigna la Perpendicular y el Compás, instrumentos que sirven para trazar el eje vertical que va dentro de la base del edificio hasta su sumidad más alta donde reside la clave de Bóveda.

solsticio

En la Fiesta Solsticial de Invierno o de San Juan Evangelista simbólicamente entendida como la Luz Oculta o en reposo. Es el descanso fecundo de la Tierra, que mañana producirá hermosos frutos. El reposo del Masón es un alto indispensable para ordenar su tiempo, para que al reanudar su marcha proporcione los resultados esperados.

Porque en reposo, a solas con su ser, podrá penetrar en los Misterios de la Verdadera Sabiduría, en busca de su perfectibilidad individual.

De acuerdo con las palabras de René Guenón: "para el profano, la mayor luz se halla en el mediodía en el Solsticio de Verano…para el Iniciado la Gran Luz se encuentra en el Solsticio de Invierno, pues en su búsqueda interna se ha dirigido hacia el conocimiento del Sol de Medianoche".

Reunión Masónica
Toyo Braherca - El palacio del Toyota


Las fiestas solsticiales de los dos San Juan
  • Actualmente 5 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
Rating: 5/5 (1 valoraciones)

Gracias por tu valoración!

Ya has valorado esta página, sólo la puedes valorar una vez!

Tu valoración ha cambiado, gracias por contribuir!

Conecta o crea una cuenta de usuario para valorar esta página.